5 Estrategias orientadas al consumidor

Definición de la estrategia del consumidorDesde la perspectiva de Consumering® las empresas definen sus estrategias basándose en cuatro factores:

  • Concepto de marca: La propuesta central que la marca haga al mercado y represente para los consumidores.
  • Procesos: Los procesos que sean capaces de entregar esta prometida y que tienen que introducir la flexibilidad necesaria porque los consumidores sean los que decidan la configuración final de su solución.
  • Tecnología: Conjunto de tecnologías que permitan los diferentes grados de funcionalidades principales o secundarias.
  • Funcionalidades. Principales o secundarias que ofrecemos.

La combinación de la tecnología y las funcionalidades nos permitirá disponer de mayor número de grados de libertad que hará que más consumidores se acerquen a la propuesta de la marca y que puedan encontrar el mayor número posible de soluciones a sus demandas.

Basándonos en estos factores podemos dibujar 5 estrategias dominantes:

  1. La hipersimplicidad: es una estrategia en la cual se ofrece una propuesta muy simple a la sociedad y en la cual el elemento dominante es el concepto. (Chocolates Trapa).
  2. Los ensambladores o compañías que fabrican para terceros o genéricos del mercado. Es intensiva en tecnología y su éxito depende de la rápida amortización de esta tecnología y de la explotación de su ciclo en diferentes productos. (fabricantes por Sony, LG o proveedores de mercadona).
  3. Hiperespecialització. Bajo esta estrategia, las marcas son intensivas en funcionalidad, realizando una tarea de manera muy eficiente y casi exclusiva alrededor de una idea central hacia la cual todos los procesos se enfocan. La diferencia fundamental con la hipersimplicidad es que, bajo esta estrategia, la marca puede extender su propuesta a diferentes mercados, mientras que la hiperespecialización se centra en un sólo. (Pepe Caros).
  4. La diferenciación seguirá siendo una estrategia dominante al mercado y, junto con la de ensambladores, la mayoritaria, puesto que las dos son herencia de las mencionadas por Michael Porter en sus trabajos y por lo tanto reflejo del que hoy hay en los diferentes sectores. Sin embargo, la diferenciación tendrá que asumir que su palanca fundamental será la de la innovación y la iniciativa al mercado. Si los grados de libertad en la elección de la solución final son centrales en todas las estrategias, en el caso de las compañías que compiten en diferenciación son esenciales, dada la previsible abundancia de empresas que compiten en esta estrategia a cada mercado. La propuesta fundamental que tenemos que hacer consiste por lo tanto a satisfacer una gran variedad de necesidades con grados de libertad amplios porque los clientes sean los que cierren su solución, por lo cual también serán intensivos en procesos y en concepto.
  5. Nuevos modelos de negocio. Los claros triunfadores serán aquellos que ofrezcan algo radicalmente diferente a cada mercado, una solución nueva, diferente y que huela a fresca. Estas compañías son capaces de ampliar, reducir, eliminar o crear procesos nuevos para ofrecer un valor diferente al mercado. La tecnología puede ser propia o de terceros; no importa tanto porque aquí el que importa es el conjunto, lo cual hace que la diferencia sea valorada por el cliente. (Zara, Starbucks, El Circo del Solo). Los nuevos modelos de negocio son intensivos en procesos y concepto, pudiendo serlo también en tecnologías y funcionalidades, según el caso, y en la decisión del desarrollo de espacios de marca.

Una misma empresa puede ejecutar diferentes estrategias en un mismo mercado, pero si lo hace tiene que asegurarse que no compite bajo la misma marca ni bajo la misma propuesta.

Consejos:

  • Revisa tu modelo de propuesta al mercado y analiza qué quiere hacer si su desarrollo es conforme con las palancas de competitividad correspondientes.
  • Identifica en qué es líder tu empresa en los mercados en los cuales compite.
  • Define las capacidades necesarias para el éxito y compáralas con las disponibles en tu organización.
  • Ponlo todo junto y, siendo honesto y crítico, identifica qué necesitas y qué tienes, para planificar los cambios necesarios.

Cómo definir el público objetivo de tu web

lee el post: "Claves para definir a tu público objetivo en Internet" de ingeniovirtual.comEn la definición de públicos objetivo de nuestra Web vemos claramente lo importante que es contar con representantes de cada departamento. Está claro que el departamento Comercial, al ser preguntado, se referirá a los clientes como su público objectivo. Y el de Compras encabezará su lista con los proveedores. Por su parte, Dirección general podría querer contar con una sección destinada también a informar a los socios o accionistas. Y el departamento de Marketing querrá captar nuevos clientes potenciales, pero también con importadores, exportadores, partners o franquicias, entre otros.

Así llegaríamos a una lista de diferentes tipos de público que visitarán, cada uno por motivos diferentes, el sitio web de la empresa:

  • Clientes potenciales.
  • Clientes actuales.
  • Prescriptores.
  • Partners.
  • Socios.
  • Accionistas.
  • Representantes.
  • Líderes de opinión.
  • Importadores.
  • Exportadores.
  • Franquiciados.
  • Distribuidores.
  • Instaladores.
  • Servicios postventa.
  • Medios de comunicación, etc.

¿Ves la importancia de considerar, en el momento de la planificación de tu página web, todos los públicos objetivos imaginables, para poder establecer a continuación una jerarquía de prioridades en función de su mayor o menor contribución a la creación de valor para la empresa?

A partir de estas prioridades, podemos dividir el proyecto cumplido de creación del nuevo Web en fases que se acometerán progresivamente en el orden decidido.

Una vez definido cada perfil de público objetivo, será más fácil identificar qué contenidos o funcionalidades en nuestra Web justifican su visita y responde a sus expectativas. Pasar por alto este punto puede resultar mucho más costoso una vez el proyecto ya está en fase de programación o publicación.

Si el sitio web ya está publicado y se trata de decidir la forma en que tenemos que promocionarlo, la definición del público objetivo será igualmente importante, puesto que influirá en la elección de estrategias de captación de tráfico (SEO o SEM, redes sociales o publicidad, offline), de conversión, de fidelización (e-mail marketing o sindicación de contenidos), etc.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.051 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: