¿Cómo abrir tu tienda online?

 

 

 

 

Para conseguir tener una tienda virtual con el tráfico y el volumen de ventas de Amazon hacen falta muchos recursos económicos, técnicos, logísticos, etc. Sin embargo, los medios que se necesitan para tener un pequeño negocio en Internet son muy asequibles.

La realidad es que el gran comercio electrónico es una meta que sólo han podido alcanzar unos pocos empresarios capaces levantar y mantener una superficie comercial física. Para que el mercado virtual funcione, tiene que haber una empresa potente, solvente, activa, actualizada y dinámica detrás.

Por lo tanto, hay que ser realista con los recursos de los que se dispone y con los objetivos que se plantean, ya sea en el mundo físico o en Internet. Para una pequeña empresa con grandes pretensiones los costes de desarrollo seguramente serían elevados, y el mantenimiento del sistema es complejo. Sin embargo, para una empresa grande, el esfuerzo sería menor y conseguiría mayor rentabilidad, seguridad, comodidad e imagen en menor tiempo.

Además de los factores tecnológicos, es imprescindible conocer cuánto cuesta “abrir” una tienda virtual. Hay muchos sitios web que ofrecen este servicio completo: desde el alta de un dominio para la página web hasta la atención al cliente.

En la página www.comerciosonline.com, por ejemplo, se ofrecen diferentes servicios como realización de todo el proceso, mantenimiento de la tienda, soluciones integrales de comercio electrónico, software de actualización de páginas, sistemas de personalización, etc. Las tarifas que ofrecen son variables, personalizadas según los servicios que requiera la empresa.

En pocos años, han surgido numerosas empresas, generalmente consultoras de eBusiness, que crean tiendas virtuales y ofrecen otras soluciones para el comercio electrónico, por ejemplo, www.ese-consulting.comwww.ese-consulting.comwww.qualityconta.comwww.solinnova.com.

Anuncios

4 estrategias de marketing online

El marketing online comprende distintos tipos de estrategias para captar visitantes y convertirlos en clientes fieles. En función de los objetivos que cumple cada estrategia en nuestra relación con el cliente, podríamos agruparlas básicamente en cuatro fases:

  1. Estrategias de atracción de tráfico.
    1. Publicidad offline.
    2. Publicidad online
    3. Posicionamiento natural en buscadores (SEO).
    4. Enlaces de pago (SEM)
  2. Estrategias de conversión de visitantes en clientes.
    1. Usabilidad del sitio web
  3. Estrategias de fidelización de clientes.
    1. Permission marketing
  4. Estrategias para lograr prescriptores entre nuestros clientes.
    1. Redes sociales

¿Qué no debes olvidar en un Plan de Marketing online?

En este entorno tan difuso, impredecible y difícil de control, se hace más necesario disponer de un plan, una hoja de ruta que nos guíe en las decisiones que debemos adoptar. Debemos olvidar para siempre que los recursos dedicados a un sitio Web se limitan a los necesarios para su puesta en marcha y que, una vez publicado, nos podremos sentar a esperar los resultados. La presencia empresarial en Internet requiere una dedicación continuada de recursos económicos y tiempo. No es realista esperar que un sitio Web producirá contactos o ventas si no se renuevan con frecuencia sus contenidos, se analiza el comportamiento de sus usuarios y se mejoran constantemente aspectos como su diseño y usabilidad. El marketing online o e-marketing engloba un conjunto de estrategias y herramientas que podemos utilizar para atraer y fidelizar clientes. Un plan de e-marketing deberá incluir, como mínimo los siguientes puntos:

  • Identificar los perfiles del público potencial o target.
  • Establecer objetivos para cada uno de esos perfiles.
  • Establecer una estrategia encaminada a lograr esos objetivos.
  • Decidir las tácticas concretas para cada estrategia.
  • Adjudicar recursos y plazos.
  • Definir cómo mediremos el rendimiento de nuestro plan.

Si quieres, también puedes consultar “Cómo hacer un plan de marketing online“, by Smart-up Marketing

Y eso del marketing de contenido, ¿Qué es?

Que el mundo  Internet evoluciona a una velocidad de vértigo es una evidencia para todos. Cada día escuchamos o leemos términos nuevos que acaban resultando conocidos aunque no sepamos exactamente a qué se refieren. Seguramente sabrás que una de las tendencias en marketing para este 2013 va a ser el marketing de contenidos. Pero, ¿qué es y para qué sirve? Intentemos arrogar algo de luz.

Mientras que en el modelo web 1.0 un único actor producía y mantenía de forma centralizada y unidireccional la difusión de contenidos que quería mostrar en su sitio web, en el modelo web 2.0, los sitios web se convierten en unos grandes puzzles (mashup) en los que, junto al contenido corporativo producido ad hoc por la propia empresa, se integran contenidos y funcionalidades de terceros: Google Maps, información meteorológica, web-cams, comparadores de precios, reserva de billetes de avión, conversores de divisas  pasarelas de pago… e incluso el contenido generado por el propio usuario. Y, al mismo tiempo que cada portal se torna más permeable hacia la integración de contenidos externos, también aumenta la difusión de sus propios contenidos recogidos de forma espontánea o gestionada en blogs, agregadores de noticias, distribuidores de artículos.

En resumen: la presencia de la empresa en Internet ya no se limita únicamente a su sitio web, sino que éste funciona como referencia para articular la actividad online de la empresa a través de múltiples perfiles en redes sociales: páginas o grupos de Facebook o Linkedin, canales de YouTube o Slideshare, usuarios de Twitter o colecciones de imágenes en Instagram, convirtiendo a la web en una unidad de negocio.

Por eso es importante la gestión del contenido, de hecho, lo hemos convertido en “tendencia 2013”. Pero, a pesar de que desde noviembre de 2005 Google puso a nuestra disposición de forma gratuita su herramienta Analytics, todavía hay muchísimas empresas que carecen de un sistema de análisis de tráfico de su Web que permita extraer los indicadores de marketing más relevantes: aquellos relacionados con la procedencia del usuario, su comportamiento dentro del sitio Web y, sobre todo, el análisis del embudo de conversión de visitas en clientes.

Seguiremos hablando del tema, pero si no puedes esperar y quieres ampliar información, aquí tienes algunos post que te resultarán útiles:

¿Cómo crear un embudo de conversión en Google Analytics?  por José Ródenas

¿Cómo estar primero en Google? 10 trucos: SEO checklist Original en: http://antonio-gonzalez.info/

¿En qué redes sociales te interesa estar?

Actualmente, casi toda página web que podemos encontrar en la red 2.0 es un red social. Algunas lo son porque nacieron con ese objetivo; otras son páginas que se crearon con otros propósitos pero que acabaron añadiendo el componente de Red Social.

El Community Manager debe evaluar en qué redes sociales tiene que estar su empresa, cuáles son los nichos a los que pertenece su sector y dónde les conviene estar. Facebook y Twitter son imprescindibles pero el resto de redes dependerá de la relación que tenga la marca o empresa con ellas. Estos son algunos de los tipos de redes sociales restantes:

  • Redes profesionales. Son redes dedicadas a la búsqueda de empleo y a la oferta y demanda de trabajo. Las más conocidas son LinkedIn, Xanga y algunas especializadas en las ofertas de trabajo, como Infolancer, Infojobs o Redacciona.
  • Redes de ocio y cultura. Son redes que ponen en contacto a usuarios que comparten interés o afición por algún aspecto cultural, como la música, los viajes, la foografía, el cine, los cómics, el diseño, etc. Filmaffinity (centrada en la rítica cinematográfica) LastFM (dedicada a la música) o CouchSurfing (dedicada a usuarios a los que les gusta viajar) son algunos ejemplos.
  • Metaversos. Los Metavesos son mundos virtuales en los que los usuarios interaccionan completamente, a través de avatares que se desplazan por esos mundos virtuales y representan a los usuarios. Tuvieron bastante popularidad a mediados de la década de 2000 con la aparición de SecondLife, pero su fuerza ha ido declinando.
  • Redes de juegos. Son redes sociales centradas en el componente lúdico. Hay principalmente de dos tipos:
    • Portales de juegos. Son páginas en las que se publican pequeños juegos en Flash preparados para ser jugados online, donde los usuarios pueden chatear, comentar los juegos o intercambiar ideas. Por ejemplo  Armor Games, Kongregate o 365juegos.
    • MMORPG. Son siglas de Massively Multiplayer Online Role-Play Games, es decir, juegos de rol multijugador online. Son juegos de rol que posibilitan a los usuarios crearse un personaje virtual acorde con el mundo en el que se desarrolla el juego. El más famoso de ellos es el World of Warcraft (WoW) que cuenta con cerca de quince millones de suscriptores mensuales.

 

Hay  muchas más redes: dedicadas a preguntas y respuestas, redes privadas pertenecientes a empresas, redes de ocio dependientes de marcas, redes periodísticas, redes artísticas, etc.

En definitiva, el Community Manager debe evaluar las necesidades de su empresa y decidir si su presencia en alguna de estas redes es algo que mejoraría su apariencia en Internet, y su prestigio y reputación online.