Tips para generar contenidos eficaces #InboundMarketing

Cómo crear contenidos eficaces para tu blogLo más importante a la hora de crear contenidos eficaces es, sin duda, que nunca olvides que los contenidos deben enfocarse a ofrecer soluciones a las demandas de tus usuarios, es decir, nunca debemos olvidar que los contenidos que vayamos a crear han de ser capaces de satisfacer sus expectativas y solucionar sus problemas.

El formato puede ser variado: texto, imagen, información gráfica o vídeo y deben ser siempre de calidad y relevante para tu buyer persona. Y puedes ofrecer contenidos descargables como ebooks, whitepapers, plantillas, etc.

Sigue un mapa de contenidos para ofrecer los contenidos a tu buyer persona y utiliza keywords pensando en qué lenguaje utiliza y cómo lo buscaría él.

¿Cómo encontrar temas para tus posts?

Según nos explican los especialistas de InboundCycle, una muy buena técnica para encontrar temas para tus posts es consultar a expertos de la materia. (Obvio!, no te aventures nunca sin saber a quién te diriges con un objetivo claro y concreto). Si cuentas con expertos entre tu equipo, puedes pedirles que redacten artículos sobre su trabajo o
conocimientos. Si no, y dependiendo claro está de tu presupuesto, puedes intentar cerrar colaboraciones o contratar algunos.

Otra forma es buscar la inspiración en tu entorno. Debes estar atento a lo que sucede a tu alrededor para detectar temas para tus artículos. Para inspirarte, también puedes acudir a eventos, conferencias, cursos, o leer libros o noticias de última hora.

Los agregadores de contenido son herramientas que realizan un recopilatorio de noticias e información en base a las temáticas que selecciones. Existen varios agregadores, entre ellos:

Los buscadores también ofrecen posibilidades para encontrar temas para tus posts. Hay alternativas a Google, como Qwant, que te ofrece en varias páginas y columnas los resultados más destacados sobre una temática. Incluso filtra el contenido según su formato.

Otras herramientas son las redes sociales, que pueden convertirse en tus aliadas a la hora de encontrar temas para hacer un post, especialmente Twitter. En Twitter puedes hacer uso de los hashtags para detectar contenidos y noticias de un tema en concreto. Y si tu temática está más dirigida al sector profesional o B2B, LinkedIn puede darte muy buenos indicios de temáticas en auge.

Anuncios

Deja que tu consumidor te conozca libremente

lee el post: "Diferenciación e innovación como factores de éxito. Caso: Southwest Airlines"Ya nos gustaría que nuestro consumidor se comportase tal y como lo describimos en nuestro plan de marketing. El problema es que normalmente el consumidor hace y se comporta como le viene en ganas. Vamos, que para gustos, los colores. Así que solo nos queda la diferenciación, para conseguir atraer su atención. Y esa diferenciación, como ya hemos visto en otros post al hablar del concepto Consumering® viene marcada por los grados de elección que podemos ofrecer.

Si quieres ser diferente al resto de tus competidores, no te queda otra: has de poder ofrecer tantos grados de libertad a tu consumidor como puedas, partiendo claro está de una opción básica. No lo olvides: Los grados de libertad que damos a los clientes serán nuestras señales de diferenciación. La antigua gama y línea de productos se sustituye hoy por la gama y línea de opciones a partir de una oferta elemental.

Y hay claros ejemplos de marcas que ya han puesto en práctica esta libertad: Nike, Apple, Audi… Estamos rodeados por marcas que nos ofrecen la personalización de nuestros productos. Por supuesto también ofrecen versiones básicas, las esenciales, las que podemos comprar inmediatamente, pero si queremos algo especial, también lo tienen para nosotros.

No se trata de ser quien no eres, sino de ser diferente en tu categoría. Por eso si sólo podemos dar un grado de libertad en nuestra categoría y somos los único en hacerlos, entonces habremos dado con una ventaja fundamental, un valor añadido, al mercado. Lo importante no es que la elección tenga lugar, sino que los consumidores sepan que si quieren pueden elegir.

 

Es cierto: la mayoría de los profesionales no sabe para qué sirve el marketing.

plan-de-marketing

 

 

 

Si ya sabemos que el marketing orientado a la empresa está obsoleto, también deberíamos ser conscientes de otro gran problema: la mayoría de los profesionales no sabe para qué sirve de verdad el marketing. Así de claro y preocupante. El desconocimiento generalizado puede hacer que la herramienta fundamental para generar rentabilidad en la empresa no sirva para nada. Las empresas tendrían que iniciar planes de formación para todos los empleados con el propósito de unificar criterios y de entender que en el fondo, si no generamos demanda de nuestros productos y servicios, nuestra empresa acabará cerrando, porque aunque puede parecer paradójica a algunos, todo en una compañía es marketing, hasta el trabajo del director financiero, y se necesita un plan.

Tomar decisiones desde el desconocimiento hacen que cometamos errores:

  • Alteramos la propuesta de valor cuando a nosotros nos viene bien, haciendo promociones.
  • Nosotros decimos lo que es bueno y lo que un producto o servicio tiene que tener o hacer.
  • Nosotros decimos al cliente o al consumidor lo que le conviene.
  • Se investiga para ofrecer lo que nosotros creemos que es el mejor producto, que normalmente es aquél que nosotros podemos fabricar sin problemas (sin innovar).
  • Comunicamos los mensajes que nosotros decidimos.
  • Informamos a los clientes de lo que a nosotros nos interesa.
  • Definimos la distribución que a nosotros nos viene bien.
  • Fijamos los precios que nosotros necesitamos para obtener los objetivos de margen que queremos conseguir.
  • Desarrollamos productos con una “funcionalidad diferencial” de los cuales ha durado años.
  • Segmentamos para nosotros decidir dónde y con qué competir.

Pero la “triste realidad” es que todo esto ha cambiado. Hoy el cliente es el Rey, el que de verdad manda, y por primera vez puede hacerlo gracias al exceso de oferta y de información. Y además le gusta hacerlo y lo va a hacer. Hablando claro, a nuestro consumidor el “mix” le importa bastante poco.

Lo que nuestro actual cliente, nuestro consumidor, quiere y necesita es:

  • Saber que existimos: notoriedad.
  • Que le gustemos: hacerle una propuesta de valor emocional, funcional y relacional diferente y diferencial.
  • Que pueda pagarlo.
  • Que pueda encontrarlo.
  • Que pueda compartirlo.
  • Que pueda dar su opinión: dónde, cuando y a quien quiera.

Pero por encima de todo quiere:

  • Asociación.
  • Identidad.
  • Satisfacción.
  • Estímulos.
  • Libertad.
  • Confianza.
  • Valor.
  • Seguridad.
  • Redes.

Y podemos volver a pensar en Apple (aunque canse).

imagen-web-52495078b642d

 

Apuntes de “Consumering” by Javier Rovira.

Si quieres dejar un comentario, será bienvenido!

El marketing de contenidos y los grados de libertad

¿Tu ya sabrás que el contenido es el rey, verdad? (bueno, por si no lo sabes o quieres repasar apuntes, te dejo este post de Increnta, sobre “¿Qué es el marketing de contenidos?” escrito por Daniel Noblejas y un enlace a la wikipedia que siempre es un gran recurso).

Vale. Una vez tenemos la información, vamos a recordar un para de cosas, por aquello de repasar…

Cuando hablamos de nuestro producto o servicio dentro de un entorno en el que el consumidor es el rey, donde él elige, nuestra gama y línea de productos o servicios desaparece, para convertirse en algo aleatorio donde sólo podemos ofrecer libertad en la configuración.

Es decir: Se parte pues de un producto/servicio base al que se le añaden grados de libertad porque el consumidor se configure su solución final. Y no es ciencia ficción lo que estamos diciendo, acuérdate de qué hace Apple.

Los lanzamientos de productos o servicios quedan entonces reducidos a dos tipos:

  • Aquellos que introducen mejoras en el producto base, generalmente cambios tecnológicos más o menos significativos y
  • Aquellos que introducen nuevas posibles “configuraciones” para atraer a más consumidore,s o para responder en las peticiones o sugerencias de los consumidores actuales.

Cuando hablamos de los grados de libertad tenemos que diferenciar entre los que se refieren a las funcionalidades principales, a las secundarias y a las estéticas.

  • Las funcionalidades principales son aquellas que satisfacen la necesidad básica que los consumidores quieren satisfacer al acceder a la categoría. El número de grados de libertad en la funcionalidad principal atraerá más consumidores, pero ofrecer muchas funcionalidades principales haría que nuestro producto/servicio no se identifique con un punto de entrada o necesidad principal, cayendo por lo tanto en la falta de definición. Ejemplo: detergente. Funcionalidad principal: lavar la ropa.
  • Las funcionalidades secundarias tienen que ver con la necesidad pero tendrían menos importancia que las funcionales. Tendrían que ver con atributos relacionados, como por ejemplo el perfume del detergente, su impacto medioambiental, etc. o con el proceso de entrega del beneficio funcional básico. Ejemplo: detergente: líquido, en polvo, en pastillas, etc. Son las que realmente hacen que la marca aparezca como más o menos configurable y por lo tanto con más percepción que puedes diseñar tu solución final.
  • Las funcionalidades estéticas representarían aspectos de estilo, formas, etc. Cumplen la función de desarrollar la auto expresión e identidad, puesto que aquí el gusto personal es donde más se muestra a la hora de individualizar la solución.
    • Las secundarias y las estéticas juntas, son las que permitirán el juego asociacional de los diferentes consumidores, puesto que son las que finalmente se enseñarán y se compartirán con cada colectivo.

La definición de estas categorías y de los grados de libertad dentro de ellas es la propuesta más firme y visible de la marca y necesita estar apoyada por un importante conjunto de decisiones estructurales, de tecnología, procesos y logística para poder entregar el prometido sin fallos. Unos de los mejores ejemplos que encontramos en el mercado es IKEA.

Consejos:

  1. Revisa el portfolio de productos y servicios y clasifica los atributos de los mismos siguiendo la clasificación que hemos hecho.
  2. Jerarquízalos y analiza su peso y su adecuación a la diferenciación que prometes en tu marca.
  3. Mira a tu competencia e identifica grados de libertad o funcionalidades que no tengas. Estudia la posibilidad de diseñar tu oferta desde la configurabilidad por parte del consumidor de todo lo anterior.
  4. Piensa en las funcionalidades que otros consumidores encuentran en otros “segmentos” de acuerdo con su concepto tradicional, y analiza si puedes incorporar alguna de ellas a tu oferta también como opción de configuración.

Recursos para saber más sobre el marketing de contenidos:

 “Cómo crear estrategias de Contenidos” por Vilma Núñez


Marketing-de-contenidos-en-10-pasos” por Eva Sanagustín

Libro: “Marketing de contenidos. Estrategias para atraer clientes a tu empresa” por Eva Sanagustín